¿Cómo elegir las zapatillas para correr?

El vasto mercado nos brinda posibilidades ilimitadas para elegir zapatillas para correr. Tantas opciones nos han sumergido en un mar de dudas y nos resulta difícil deshacernos de ellas. Lo ideal sería que los profesionales nos hicieran sugerencias y nos asesoraran en función de nuestras necesidades y de las actividades que vayamos a realizar (días de entrenamiento a la semana, terreno, ritmo …). No obstante, hemos planteado algunas consideraciones para entender qué buscar a la hora de elegir zapatillas para correr y poder responder con más seguridad a la pregunta: ¿Qué zapatillas debo comprar?

¿Para que las voy a utilizar?

Este problema parece obvio, nos da una comprensión general de la apariencia de las zapatillas para correr. Es diferente a las personas que se entrenan esporádicamente, personas que entrenan continuamente y acumulan lecciones varias veces a la semana. En ese grupo habrá una gran diferencia entre los que entrenan unos días y los que entrenan todos los días. Este factor afectará la durabilidad de los zapatos. Cuanto más entrenamos, más zapatos específicos necesitamos. Después de definir el propósito de los zapatos, podemos evaluar la demanda en base a cuatro aspectos.

Funcionalidad

Cuando elegimos zapatos, debemos realizar la función que queremos que logre. Los colores, las modas y las tendencias a veces nos animan a elegir los productos menos adecuados para nuestros pies. Es muy importante elegir un calzado que se ajuste a la anatomía de nuestros pies, es decir, llevar un calzado que nos sea cómodo y que deje espacio para los dedos de los pies. Un calzado demasiado estrecho puede incomodar el arco del pie y la parte posterior del pie por el apretón excesivo de los dedos, e incluso aplastarnos las uñas (cuando hacemos ejercicio durante varios kilómetros). Lo mejor es elegir una talla uno (o una) más grande que la que es demasiado ajustada.

Control y estabilidad

Pronador, supinador y neutral son tres palabras que se repiten en el mundo del running, este es uno de los acalorados debates sobre cómo elegir el tipo de calzado según nuestros pasos. Lo más deseable es poder evaluarlo en tiempo de ejecución. Muchas veces, realizaremos evaluaciones estáticas y el proceso de avanzar cambiará la forma de nuestras huellas. La huella neutral de la gran mayoría de la población tiende a rotar hacia adentro. Si usa plantillas, elija zapatos neutrales porque las plantillas cubrirán esta función. Salvo circunstancias muy especiales, se recomienda no elegir un modelo con un control de pronación excesivo. La pronación es una acción que nuestro cuerpo absorbe el impacto al correr, por lo que es tarea de los músculos (glúteos, tibia y fascia plantar, etc.) controlar los músculos.

Si usamos calzado para sustituir esta función, lo que haremos es encoger y suprimir este tejido muscular. Por tanto, lo mejor es reforzar bien estas estructuras y no depender de un calzado muy especial.

Drop

Hemos oído hablar de la caída y es posible que no sepamos qué significa, pero es la diferencia de altura entre la parte delantera y trasera del zapato. Está relacionado con el grado de amortiguación de los zapatos. Los zapatos minimalistas tienen las caídas más pequeñas, los zapatos medianos tienen un rango de caída de 6 a 10 mm y muchos zapatos que han caído más de 1 cm. La tendencia minimalista nos anima a reducir la cantidad de zapatos caídos. Si queremos hacer esto, debemos darnos cuenta de que esto requiere una adaptación gradual (meses), porque estamos controlados por un calzado altamente controlado a lo largo de nuestra vida, y un calzado reducido significativamente puede causar lesiones, como el estrés. Fracturas (es común, como en el hueso)

Tipo de terreno

El tipo de terreno en el que estemos entrenando requerirá zapatillas más o menos resistentes, suelas con mayor tracción, especialmente las de cara al sendero. Si entrenamos en pista, podemos elegir un modelo más rápido para esos entrenamientos más específicos, o simplemente mantenerlo para la competición. Vamos a distinguir según el tipo de suelo, porque el suelo va a variar de un suelo a otro, este es un tema que ha suscitado muchos interrogantes entre los corredores aficionados.

1. Elige las mejores zapatillas para correr en asfalto:

Si tu objetivo es tragarte varios kilómetros sobre el asfalto, lo habitual para la mayoría de corredores es buscar unas zapatillas que cumplan los siguientes criterios:

Durabilidad: El desgaste en este terreno es alto, por lo que se recomienda elegir zapatos con suela resistente al desgaste. Del mismo modo, si sus zapatos suelen tener un cierto grado de amortiguación, no modifique demasiado este parámetro, de lo contrario los cambios drásticos en la caída pueden provocar lesiones. Si quieres correr largas distancias, puedes combinarlas para entrenamiento y competición. Si quieres acortar tu tiempo de carrera, puedes elegir zapatillas “híbridas” o “voladoras” con menor amortiguación pero mayor reactividad. Estos zapatos solo se pueden usar en ocasiones específicas, no para el entrenamiento diario.

Entre otras cosas, buscamos comodidad, y si quieres mejorar tu tiempo, recuerda bajar de peso.

2. Elige las mejores zapatillas para correr en pista: 

Para entrenar o correr en pista, recomendamos zapatillas con silueta competitiva, como las recomendadas para carreras sobre asfalto. Si ya está buscando puntos extra, aquí habrá muchos picos. Dedicados a entrenamientos competitivos o exigentes. Son unos zapatos con unas características muy especiales: muy ligeros, pueden empujar al máximo, pero a la vez, si no los usamos, pueden ser agresivos porque necesitan más del gastrocnemio tríceps (pantorrilla y sóleo) Participa , así como los pies, por lo que estarán sobrecargados. Si elige comprar zapatos con clavos, consulte a un experto.

3. Elige las mejores zapatillas para correr en cinta: 

Para correr en cinta, debemos seguir estándares similares a los del calzado elegido para asfalto. Debido a que la superficie de la correa se deslizará, el calzado seleccionado debe reducir adecuadamente nuestras características personales y tener una suela antideslizante. Muchos zapatos deportivos tienen muy poca amortiguación, por lo que no son la mejor opción para correr en el gimnasio.

4. Elige las mejores zapatillas para correr trail:

En este caso, es muy importante tomar decisiones más técnicas, y la superficie nos dice una vez más qué tipo de modelo debemos elegir. A la hora de correr en alta montaña, debemos prestar atención a los tipos de terreno con los que nos encontramos habitualmente para poder evaluar principalmente las suelas (la disposición de los patrones, la distribución de los tacos …) y determinar la estabilidad de las zapatillas. Necesitamos un zapato resistente para sostener bien nuestros pies y evitar que la articulación subastragalina gire. Por lo tanto, en este caso, no debemos ignorar la adecuación de las medidas de protección, y debe ser más grande que el calzado estándar. Si los zapatos que usamos en la montaña están más inclinados al asfalto, entonces encontraremos que los tobillos son más inestables y las suelas menos rígidas, lo que hará que las piedras se nos peguen.

Teniendo en cuenta tus ahorros, debes considerar el desgaste que sufrirán, por lo que además de seguridad y comodidad, también debes buscar zapatos duraderos.

5. Elige las mejores zapatillas para correr en otras superficies:

Si normalmente corres en terreno helado o nevado en invierno, tus zapatos deben ser resistentes y mantener el agarre. Por tanto, deben estar clavados de forma permanente. Hay otras opciones para adaptar las zapatillas de trail running a la nieve e incorporar púas en el exterior. Estas opciones son más específicas y normalmente solo se pueden encontrar en tiendas especializadas en deportes de invierno.